que esperar adopta erp

¿Qué puede esperar cuando adopta un ERP?

Generalmente, al implementar una solución de gestión empresarial (ERP) se presupone que la herramienta proporcionará todos los datos, flujos de trabajo o información que requiere la operación y dirección de la empresa. Sin embargo, se debe prever que un sistema de este tipo es sólo una herramienta tecnológica que, si bien ayuda a alinear la operación de la empresa con la estrategia corporativa, es básicamente una interfaz prediseñada con las prácticas de negocio líderes del mercado.

Así, un sistema ERP es la alternativa idónea para compañías que cuentan con procesos definidos por ellas mismas y que son susceptibles de ser trasladados a una plataforma tecnológica que le proporcione el medio de entrada y salida a su información, le provea orden y secuencia mejorada.

La paradoja de la productividad nos indica que la tecnología sola no funciona, pues es necesario contar, además, con los recursos materiales, humanos, financieros y de inteligencia que permitan elevar los resultados de la compañía.

Imaginar que la instalación de un nuevo software administrativo solucionará todos los problemas y deficiencias dentro de la empresa es poco realista; es indispensable contar con una base sólida sobre la cual erigir el negocio.

Por ende, es crítico que antes de pensar en adquirir un nuevo software para administrar su empresa, revise sus procesos actuales para comprender cuáles son los cuellos de botella que existen, los problemas operativos que imperan y las probables limitantes tecnológicas que tienen.

Aunque para hacer esto puede recurrir a la asesoría de expertos que lo guíen en la implementación de dichas tecnologías en su organización, este trabajo debe realizarse en conjunto, pues el objetivo no es adecuar sus procesos a los de un programa de computadora, sino que pueda aplicar las ventajas del software a las actividades que en su compañía ya se realizan.

Para hacer esto más claro, le presentamos tres cosas que no puede hacer un ERP por usted y por qué:

  1. Determinar procesos operativos y administrativos: un ERP es una herramienta y, como tal, sirve como instrumento para facilitar tareas, no para crearlas.
  2. Revolucionar drásticamente sus procesos: aunque existen varios beneficios de tener un ERP, difícilmente podría cambiar su modo de trabajar con hojas de cálculo al uso de tecnologías más avanzadas como la realidad virtual o inteligencia artificial. Ante esto, lo recomendable es ir escalando paulatinamente en la modernización de herramientas digitales, por lo que es preciso que el software que adquiera vaya acorde al momento de su empresa e irlo renovando conforme a su crecimiento.
  3. Solucionar todas sus operaciones: si bien proporciona una amplia gama de módulos de gestión empresarial (inventarios, logística, contabilidad, etcétera), pueden existir casos en los que los procesos de su compañía sean muy específicos y no estén contemplados dentro de los lineamientos más usuales (aunque vastos). En esos casos, podría pensar en la adopción de programas hechos a medida.

Por último, cabe señalar que, para el buen uso de un ERP, es recomendable que los mandos medios y superiores estén alineados a la nueva estrategia corporativa en la que se contemple el uso de tecnología de la información (TI) como un medio de apoyo para incrementar la productividad, rentabilidad y éxito de la empresa.

En IJAM Consulting, estamos listos para ayudarle en el traslado de su operación y gestión administrativa a SAP® Business One, el sistema ERP en la nube con los módulos y funcionalidades más completo.

Solicita una asesoría sin costo